El diálogo

Los pactos y los acuerdos, especialmente los políticos de calado, necesitan del diálogo como los seres vivos del agua, es decir, la posibilidad de vida y afianzamiento. En España, ahora mismo, todo el mundo se desorbita mirando y agrandando el oído para seguir diariamente lo que los políticos involucrados en la posibilidad del pacto de gobierno hacen y dicen. No hay día en esta temporada en que no desayunemos con una nueva etapa, como lo que ocurría, nos llega ahora a la memoria, por ejemplo en los seriales cinematográficos de las historias de Fumanchú. Pero los diálogos no fructifican porque en realidad no son decididos ni sinceros y no se han propuesto, al menos hasta el momento, llegar a los acuerdos definitivos, dando por sentado, por supuesto, que deben haber renuncias de las partes, grandes o pequeñas, también serán optimistas o dolorosas, todo lo que se quiera decir al respecto, pero sin duda no avanzará, podemos decir, sin la existencia de una firme decisión, sin el añadido de ir coincidiendo continuamente en cada uno de los pasos que se vayan dando. En realidad, a ojos vista está, no se ha avanzado realmente sólo ha habido escenario virtual y muchas palabras y algunos gestos para la galería sin rumbo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s